Analizan en Argentina efectos de bloqueo económico de EE.UU. a Cuba

Buenos Aires, 21 oct (PL) El propio fundamento utilizado por el gobierno de Estados Unidos para imponer el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba clasifica a esa política hostil como genocidio, acorde con la Convención de Ginebra, denunció hoy aquí el embajador Jorge Lamadrid.

Organización estadounidense condena bloqueo a Cuba

El jefe de la misión cubana en Buenos Aires sostuvo un encuentro con representantes de la prensa local e internacional, para analizar las consecuencias de esa política, la cual calificó de cruel y obsoleta, y que ha sido condenada por Naciones Unidas durante los últimos 21 años.

Lamadrid recordó que en 2012 en el período de sesiones de la Asamblea General de la ONU la rechazaron 188 Estados frente a solo tres votos negativos, incluidos los de Estados Unidos e Israel, y dos abstenciones.

El martes 29 Cuba volverá a presentar por vigésimo segundo año consecutivo una resolución ante ese foro mundial para exigir el fin de esa hostilidad.

Lamadrid recordó el memorando del Departamento norteamericano de Estado del 6 de abril de 1960, que sirvió de fundamento a la administración de turno para imponer el bloqueo, y provocar mediante el hambre y la desesperación el derrocamiento del gobierno revolucionario cubano.

Ese basamento -remarcó el diplomático- clasifica a esa política como genocida bajo los preceptos de la Convención de Ginebra y contraviene todas las normas internacionales, y citó las principales.

Sobre esa base se han aplicado las más disímiles medidas coercitivas, restrictivas, sanciones, amenazas y prohibiciones, que le han costado a Cuba un billón 157 mil 327 millones de dólares en pérdidas y daños hasta abril de 2013, acorde con la depreciación de esa moneda ante el oro, denunció.

Citó como ejemplos que el gobierno norteamericano obstaculiza la adquisición de medicamentos, reactivos, piezas de repuesto para equipos de diagnóstico y tratamiento, así como instrumental clínico y quirúrgico.

Contrario a lo que la prensa hegemónica en su habitual campaña mediática propala contra Cuba, durante la administración del presidente Barack Obama se ha intensificado más el cerco económico y financiero, y hoy la Oficina Federal de Control de Bienes tiene más agentes persiguiendo las transacciones cubanas que las acciones de terroristas en el mundo, comparó.

El embajador rememoró que al llegar Obama al poder anunció un "nuevo comienzo con Cuba", pero cinco años más tarde ha recrudecido la dimensión extraterritorial del bloqueo, enmarcado en la denominada Ley Helms-Burton, hostilidad que repercute en todos los sectores de la vida económica y en la sociedad, afirmó.

Desde enero de 2009 hasta septiembre de este año, el gobierno de Obama ha obligado a 30 empresas y bancos norteamericanos y extranjeros a pagar multas que totalizan dos mil 440 millones de dólares.

En diciembre de 2012, el Departamento norteamericano del Tesoro multó a la sucursal en Londres del banco HSBC en 357 millones de dólares por realizar operaciones con varios países, incluidos Cuba. Ante tal sanción, ese consorcio cerró sus transacciones con el Halvin Bank, con el que trabajaban varias firmas cubanas en el Reino Unido, ilustró Lamadrid.

Por esas y otras restricciones y prohibiciones, el comercio exterior cubano sufrió pérdidas por casi tres mil 922 millones de dólares, y "en un caso realmente insólito" -sostuvo- cortes norteamericanas avalaron la usurpación y robo de dos marcas típicamente cubanas, el Havana Club y el habano Cohiba, lo cual calificó de brutalidad legal.

mgt/mh

Júri da Consciência

Eventos

Publicações

FacebookTwitterLinkedinRSS Feed

Apoiadores

Desenvolvido por Eagle - Tecnologia e Design